Avanza la cotización del dólar blue  ¿qué pasa con la cotización del oficial? Cuales son las proyecciones de acá a fin de año ?

En el segmento mayorista, la divisa estadounidense inicia la rueda a $93,07, siempre bajo la atenta mirada del Banco Central (BCRA)

Dólar Blue/Paralelo
$ 180,50

El dólar blue cotiza este jueves al alza y se consigue a $147 para la punta vendedora en las cuevas de la City porteña. El nuevo precio representa un salto de $3 con respecto a la cotización del miércoles

En este contexto, los inversores miran con atención la evolución de las cotizaciones bursátiles del dólar que vuelven a subir.

Por caso, el dólar Bolsa, o MEP, se ubica en torno a los $145,74.

En tanto, el dólar contado con liquidación cotiza a $152,85.

Como se señaló más arriba, el dólar blue se ofrece a $147 en cuevas del microcentro porteño.

En el mercado oficial minorista, la moneda norteamericana opera a a un promedio de $98,63 en agencias y bancos de la city porteña, por lo que el dólar ahorro, que se calcula con el recargo del 30% del impuesto PAÍS más el 35% del impuesto a las ganancias, se vende alrededor de los $162,71.

Según la habitual encuesta que realiza el Banco Central entre las principales entidades financieras que operaron en la City, estas son las cotizaciones de venta del dólar oficial minorista:

Galicia: $99,05

Nación: $98,25

Santander: $98,50

Supervielle: $98,50

Macro: $98,75

HSBC: $98,40

El dólar blue, que se vende a $147, no tiene una cotización oficial, sino que su valor sale del promedio de cotización en lugares de cambio extraoficial.

Por su parte, el riesgo país de la Argentina se ubica en los 1.594 puntos básicos.

Prueba de fuego para dólar blue: “efecto Ganancias” amenaza con recalentar el mercado

El Gobierno ve la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias como una manera de ponerle más dinero en el bolsillo a los argentinos y apuesta a que sea un incentivo para el consumo que ayude a recuperar la economía.

Si bien es esperable que eso suceda, también se corre el riesgo de que, en un contexto de poca posibilidad de gasto en entretenimiento y con una actividad comercial y social restringida por las medidas implementadas ante la segunda ola de Covid-19, algunos de los beneficiados con la reforma vuelquen parte del retroactivo que cobrarán correspondiente a los primeros meses del año y el excedente mensual producto de no tener que pagar el impuesto hacia el dólar blue, que ayer se posicionó en $143 para la venta.

Recordemos que hace pocos días, el Senado convirtió en ley el proyecto que exime del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores registrados con salarios de hasta $150.000 brutos mensuales y se dispuso que la ley tendrá vigencia a enero, por lo que el Gobierno devolverá los descuentos realizados en los primeros meses del año, de modo tal que los exceptuados recibirán lo que les retuvieron en enero, febrero y marzo.

Se estima que la devolución alcanzaría los $10.000 millones, una importante cantidad de dinero que irá a las billeteras de cierto sector de la clase media y que se podría volcar a consumo, pero también al ahorro.

Y, sin dudas, el dólar es el reservorio de valor preferido por los argentinos. Sobre todo en un momento en el que, tal como señala el economista especialista en inversiones Christian Buteler, “está barato y es esperable que en algún momento se vaya a empezar a mover teniendo en cuenta la evolución inflacionaria y la proyección de mayor emisión”.

Estas condiciones, según su visión, hacen que sea un momento oportuno para aquellos a los que les interesa ir al dólar.

Las restricciones aplacan el gasto

“Cuando uno ve que el dólar oficial se va frenando y que el Gobierno controla el Contado Con Liquidación (CCL) en un contexto de alta inflación, con un proceso electoral por delante y en el marco de una pandemia que posiblemente vaya a requerir una mayor emisión, pareciera que esta situación no se va a mantener por mucho tiempo y eso hace que, tanto el blue como el MEP y el CCL parezcan baratos. Entonces, no descarto que haya personas beneficiadas con la modificación en Ganancias que, además de destinar más dinero al consumo, intentarán ir hacia allí”, explica el economista y socio de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia.

El analista señala que, para los sectores donde el presupuesto está más ajustado, comprar bienes de consumo no perecederos es una forma de ahorro y que esa es, sin dudas, la expectativa del Gobierno.

Sin embargo, apunta la actualización realizada se aplica a sueldos de hasta $150.000, lo que abarca a un segmento de clase media que, si bien está castigado por la inflación, tiene cierta capacidad de gasto y agrega que en el caso de aquellos que están en pareja pueden sumar $300.000 combinando sus ingresos.

Entonces, Tiscornia advierte que, “con esta baja del mínimo no imponible, se hacen de un dinero extra y así pueden ahorrar”.

El beneficio no es para todos igual

En este sentido, el contador tributarista y director de Santiago Sáenz Valiente y Asociados, Santiago Sáenz Valiente, explica con toda lógica que lo que se pueda destinar al dólar depende mucho del nivel de gasto que la persona tiene.

“No son los mismos costos que tiene una familia con muchos hijos que un soltero sin descendencia” y citica que la reforma implementada por el oficialismo ha considerado el mismo mínimo no imponible para todos los casos. “Eso incidirá en la capacidad de ahorro que van a tener los distintos asalariados porque la medida no impactará en forma pareja en todos los casos”, advierte.

Asimismo, comenta que mucha gente se ha endeudado con sus tarjetas de crédito y que, en esos casos, gran parte de lo que se perciba por el retroactivo de Ganancias y del excedente que deje después del ajuste realizado al mínimo no imponible va a ir a cancelar deudas en primera instancia y a consumo, después.

“Ahora, un soltero que cobre $150.000 va a recibir el retroactivo ahora, que le significará recibir alrededor de $8.000 por mes y no le van a cobrar más el impuesto y puede ser probable que decida destinar el excedente a dólares”, describe el tributarista. Aunque alerta que esto puede durar poco, dado que, si hay una recomposición salarial, ya muchos van a volver a pagar igual que antes porque la ley puso un límite que tiene que irse actualizando por ley, no lo hace automáticamente.

Lo cierto, por el momento es que, tal como detalla el contador público y socio de impuestos de González Fischer y Asociados, Sergio Biller, la suba de la deducción especial de Ganancias que aprobó el Congreso alcanzará a quienes cobraban entre $71.000 y $125.000 netos mensuales.

“Un soltero sin hijos que gana entre $110.000 y $150.000 va a recibir entre $5.000 y $30.000. Y un casado con dos hijos va a recibir entre $1.900 y $10.000. En resumen, pueden recibir un promedio de entre $10.000 y $15.000”, señala el especialista.

Más allá de que gran parte de los beneficiados destinará el margen al consumo, otros podrán recuperar su dañada capacidad de ahorro.
Aunque gran parte de los beneficiados destinará el margen al consumo, otros podrán recuperar su dañada capacidad de ahorro.
Otros factores que posibilitan el ahorro
Asimismo, informa que, entre abril y mayo, los empleadores están devolviendo las percepciones del exterior de 2020, que son para los sectores de clase media para arriba y también los aportes extra del impuesto realizados en 2021.

“Los ahorristas que vayan a recibir las percepciones de 2020, más lo que le van a dejar de retener, sumado a que no puede salir a comer afuera a la noche y van a estar más restringidos en gastos de actividades sociales, van a tener un extra importante que puede destinar a la compra de dólares, sobre todo, aprovechando que el blue está bajo”, agrega Biller a las condiciones que pueden traccionar fondos hacia el mercado paralelo del dólar.

Y recuerda, asimismo, que los empleados jerárquicos cobran muchas veces bonos en el mes de abril, dinero que también puede ir al ahorro en divisas estadounidenses.

Por su parte, Sáenz Valiente apunta un elemento más que hace pensar en que esos fondos que vayan hacia el dólar tienen más posibilidades de hacerlo vía blue que por el oficial y es que, hasta ahora, cuando una persona en relación de dependencia que pagaba ganancias compraba u$s200 en el mercado oficial podía descontar el 35% de ese tributo que abonaba del pago a cuenta de la retención por el impuesto que le hacía el empleador.

Por ejemplo, antes, si el empleador le retenía $6.000 y él destinaba $2.000 a comprar dólares, le retenía $4.000 porque el resto se lo computaban por la compra de dólares. Esa opción ya no corre y el contador asegura que ese es un incentivo menos para ir hacia el oficial y uno a favor del blue.

Aún es prematuro para saber qué pasará, pero en el mercado no descartan que el blue reciba nuevos fondos del excedente en Ganancias.
En el mercado no descartan que el blue reciba nuevos fondos del excedente en Ganancias.

¿Qué se espera en la city para el dólar paralelo ?

Desde la arena misma de la city, el operador de PR Consultores de Cambio, Gustavo Quintana, anticipa que “es difícil cuantificar el efecto de estos cambios”.

Destaca que “es probable que el dinero extra sea destinado a compras de bienes postergadas desde el inicio del año y también puede suceder que algunos atesoren divisas como forma de ahorro, pero hay que esperar para ver qué efecto real va a tener dada la caída del consumo y de los ingresos en general”.

En un sentido similar, el director de la consultora Analytica, Ricardo Delgado, opina que “la intención del Gobierno con la menor imposición de Ganancias sobre los salarios de los sectores de mayores ingresos es estimular consumo y no debería recalentar el mercado cambiario mientras las señales que se den en relación a la demanda de dinero, que tiene que ver con la tasa de inflación, sean las correctas”.

Sin embargo, no descarta que, si se da algún desequilibrio en materia monetaria y fiscal o una mayor restricción a la actividad económica por la pandemia, los pesos correspondientes al margen que puedan tener los asalariados alcanzados por la medida sí pueden recalentar el mercado del billete estadounidense. “Todavía no contemplo que vaya a haber una emisión excesiva y creo que puede evitarse ese resultado, pero hay una posibilidad de que suceda”, anticipa.